Pepino Alficoz - Melón sepiente

Pepino Alficoz - Melón sepiente

Perejil Común de hoja lisa 2

Perejil Común de hoja lisa 2

Pepinillo Wisconsin SMR 18

Variedad muy vigorosa y productiva, con frutos de color verde medio y carne maciza que se cosechan cuando alcanzan el tamaño y grosor del dedo pulgar, especialmente cultivados para conservar en vinagres, adquiriendo un sabor muy fino y agradable. Forma de cultivo: Se siembra de Marzo a Junio según la benignidad del clima, de asiento, a golpes y marco de 100x50 cms. Los hoyos se rellenan con mantillo cubierto con una ligera capa de tierra, depositando sobre esta cama 5 a 6 semillas y aclarar cuando las plantitas tengan unos 10 cms. dejando en cada hoyo las 2 más desarrolladas. •Peso neto: 6 gramos •Nº de semillas por cada sobre: 210 semillas aproximadamente.
1,25 €
En stock
PEPINO El pepino (Cucumis sativus), es el fruto de una planta herbácea anual de la familia de las Cucurbitáceas. La planta posee grandes hojas verdes con pequeñas espinas herbáceas y zarcillos que le permiten trepar por los tutores a fin de conseguir mejor calidad de frutos y más sanos. El pepino, es una hortaliza de piel verde más o menos oscura o incluso amarillenta, según la variedad, con forma cilíndrica y alargada de longitud variable. El interior es una pulpa blanca y acuosa con pequeñas semillas aplanadas repartidas a lo largo del cuerpo del fruto. Es un fruto muy refrescante. Hay tres tipos de pepinos: pepino corto o pepinillo, pepino mediolargo o francés y pepino largo u holandés. CONSEJOS GENERALES DE CULTIVO Es una planta de estación cálida. Detiene su desarrollo con temperaturas menores de 10-12 ºC. Prefiere los terrenos francos, sin problemas de encharcamientos y ricos en materia orgánica. La siembra se suele efectuar de Marzo a Mayo, aunque para otros ciclos la temperatura media diaria debe ser mayor de 12 ºC. Puede hacerse en semillero en bandejas o directamente en el terreno definitivo. Colocar unos tutores para conseguir que la planta esté erguida y los frutos no toquen al suelo. Controlar los problemas fitopatológicos que puedan surgir, teniendo especial cuidado en el Oidio y los ataques de araña. Recolectar cuando están tiernos. Pueden amargar si se recogen muy maduros o la planta ha sufrido algún tipo de stress. Elegir la variedad más adecuada a nuestras necesidades.