Rabanito medio largo rojo punta blanca

Rabanito medio largo rojo punta blanca

Rabanito redondo rojo punta blanca

Rabanito redondo rojo punta blanca

Rabanito redondo rojo selección Especial

Variedad muy precoz, especial para mercado con excelente resistencia a pasarse. Raíz carnosa de tamaño medio a pequeño, compacta, tierna y sabrosa. Apta para cosechar todo el año. Forma de cultivo: Puede sembrarse todo el año, sólo de asiento, a voleo o en líneas de 25 cms. de separación. Repartir uniformemente la semilla. Aclarar a 5 ó 6 cms. de distancia. Recolección: aproximadamente a los 30 días de su siembra. •Peso neto: 15 gramos •Nº de semillas por cada sobre: 1800 semillas aproximadamente
1,25 €
En stock
RABANITO El rábano (Raphanus sativus), es una planta de la familia Crucíferas, que se cultiva por sus raíces comestibles. Es un cultivo muy fácil y rápido. Cada 30 días podemos tener rabanitos bien formados y listos para comer. Tiene diferentes formas (redondeado, mediolargo y largo) y coloraciones (blanco, rojo, rosa con punta blanca, etc.). Hay dos subespecies el sativus que es el rabanito y longipinnatus que es el rábano tipo japonés o daikon.. Muy apreciado en ensaladas por su colorido y sabor característico. CONSEJOS GENERALES PARA EL CULTIVO DE LOS RABANITOS Al ser una especie de crecimiento rápido y producir plantas de pequeño tamaño, la fase de la siembra es la más delicada. Utilizar una variedad adaptada a la época de siembra. Para las siembras de Otoño y Primavera, casi todas las variedades son aconsejables por ser la época de cultivo más fácil. Para las siembras de Invierno, variedades adecuadas para los días cortos y para siembras de Verano, variedades tardías y de raíz compacta. La textura de la parcela debe ser ligera o franca y de una buena fertilidad. Elegir un buen lugar de la parcela en función de la estación del año. En Invierno las siembras se harán bajo plástico o protegidas de alguna forma. En Primavera y Otoño se puede hacer en cualquier lugar, pero en Verano es recomendado sembrar en lugares sombreados y frescos. Sembrar semilla a semilla en líneas. Es más engorroso que la siembra a voleo pero se evita que la nascencia sea heterogénea con la pérdida de plantas al no formar la raíz correctamente, ya que el rabanito a pesar de su pequeño tamaño necesita una determinada superficie para su perfecto desarrollo. Enterrar las semillas a una profundidad correcta ya que influye sobre la forma posterior. Las variedades redondas superficialmente (0,5-1 cm. máximo) y las mediolargas a 2-3 cm. Regar frecuentemente, ya que al ser de crecimiento rápido necesita una humedad constante sin encharcamientos. Es muy adecuado el riego por aspersión. Si pasa periodos de sequía afecta al desarrollo y calidad de las raíces. Recolectar en el momento oportuno. Es más aconsejable recogerlos antes de su completo desarrollo que pasados, ya que la calidad se verá afectada.