Zanahoria Nantesa 5 selección Cilindro

Zanahoria Nantesa 5 selección Cilindro

Stevia

Stevia

Zanahoria Saint Valery muy precoz

Variedad de desarrollo rápido tanto en follaje como en la raíz. El limbo es claramente más estrecho que las nantesas, siendo el tono de su color algo más oscuro. Forma de cultivo: Se siembra preferentemente de Febrero a Mayo, pudiéndose hacer todo el año. Recolección: Se hace a los tres meses de su plantación aproximadamente. •Peso neto: 10 gramos •Número de semillas por cada sobre: de 6000 a 9000 semillas aproximadamente.
1,25 €
En stock
ZANAHORIA La zanahoria, pertenece a la familia de las umbelíferas, también denominadas apiáceas. Es la hortaliza más importante y de mayor consumo de las pertenecientes a dicha familia. Planta bienal que forma una roseta de hojas en primavera y verano, mientras desarrolla la gruesa raíz principal, la cual almacenará grandes cantidades de azúcar para la floración del año siguiente. El tallo floral crece alrededor de 1 m con una umbela de flores blancas en el ápice. La raíz comestible suele ser de color naranja, blanca o en una combinación de rojo y blanco, con una textura crujiente cuando está fresca. CONSEJOS GENERALES PARA EL CULTIVO DE LA ZANAHORIA Elegir parcelas de textura ligera a ser posible arenosa con capacidad para retener agua. En estos suelos salen zanahorias finas, bien formadas y de calidad. Según la zona puede cultivarse en diferentes épocas del año. Su temperatura óptima de crecimiento está comprendida entre 16 y 18ºC. Una temperatura alta repercute en una coloración más clara de las raíces y extremos más largos y finos, mientras que temperaturas inferiores producen coloración amarillenta y menor longitud de raíces. Soporta bien las heladas suaves. Es importante preparar un buen lecho de siembra con una labor profunda inicial y más tarde labores superficiales para dejar una tierra mullida y fina. Aportar estiércol en el cultivo anterior para controlar los problemas fitosanitarios de las raíces. De fondo utilizar abonos complejos 1-2-3 y en cobertera varias aportaciones de Nitrógeno y Potasio. Incorporar un insecticida en el momento de la siembra para controlar el gusano del alambre o gusanos grises que se alimentan de raíces. Sembrar a 1-2 cm. de profundidad, aumentando la eficacia de los herbicidas y garantizando una mayor uniformidad del cultivo. Con las sembradoras mecánicas se gastan 3-6 Kg/Ha. Da muy buenos resultados la siembra en bandas de 4cm. de anchura y 18 cm. entre bandas, con un gasto de 3-5 millones de semillas/Ha. Para un cultivo no profesional y en pequeñas parcelas puede sembrarse a voleo. Mantener una humedad constante tanto en la fase de nascencia como en el cultivo sin altibajos bruscos. Es ideal el riego por aspersión. Conservar el cultivo limpio de malas hierbas lo que facilita la recolección. Controlar las enfermedades podredumbre negra (raíz), mildiu, alternaria, cercospora, septoria y rhizoctonia (hojas) con fungicidas adecuados. La recolección puede hacerse manualmente o mecanizarse lo que abarata mucho el cultivo en parcelas grandes.